Reducción por aportaciones a mutualidades de deportistas profesionales

El deporte profesional es un negocio a escala mundial que tiene un notable impacto en la economía española. De todos son conocidos los elevados ingresos que pueden llegar a percibir los deportistas profesionales, aunque quizá no lo son tanto los elevados impuestos que deben pagar. Pero el Derecho fiscal español también les ofrece algunos beneficios fiscales, a los que dedicamos estas líneas.

Es sabido que las carreras profesionales de los deportistas tienen un fin más prematuro que la gran mayoría de profesiones. Por ello, es muy importante que todo deportista profesional realice una buena planificación fiscal desde los inicios.

A continuación, nos ocupamos del impuesto que grava los rendimientos que perciben los deportistas profesionales por razón de su actividad, el Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas (en adelante IRPF), y nos centramos en particular en una importante reducción que dicho impuesto prevé para deportistas profesionales.


Índice de contentidos


Antes que nada, ¿qué es el IRPF y cuál es su alcance?

El IRPF es un tributo de carácter personal y directo que grava la renta de las personas físicas, en este caso de los deportistas profesionales o de alto nivel, según su naturaleza y circunstancias personales y familiares. Esta renta se define como todos sus rendimientos, ganancias y pérdidas patrimoniales, así como las imputaciones de renta establecidas por ley, con independencia del lugar donde se hubiesen producido.

Si soy deportista profesional o deportista de alto nivel ¿tengo derecho a alguna ventaja en el IRPF?

Sí, los deportistas profesionales y deportistas de alto nivel debidamente acreditados pueden optar, entre otros beneficios fiscales comunes a todo contribuyente, por la importante reducción en la base imponible de su IRPF por aportaciones a mutualidades de previsión social de deportistas profesionales.

¿Cómo funciona la reducción por aportaciones a mutualidades de deportistas profesionales?

Los deportistas profesionales y de alto nivel pueden ir realizando aportaciones, en cualquier momento, a la Mutualidad de Deportistas Profesionales (MDP), Mutualidad de Previsión Social a Prima Fija, conformando un Plan de Ahorro. También pueden hacerlo sus empleadores, a título de promotores, en concepto de rendimientos del trabajo.

Dichas aportaciones reducen la base imponible general del IRPF del deportista, que por ello obtiene un ahorro fiscal equivalente a aplicar su tipo de IRPF a las cantidades aportadas.

Ahora bien, una vez pierdan la condición de deportistas profesionales y de alto nivel, o finalicen su vida laboral, no podrán realizar aportaciones con derecho a la reducción comentada.

¿Existe un límite máximo de aportaciones que conlleven reducción de IRPF?

Sí, la menor de las siguientes cantidades:

  • La suma de los rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas percibidas individualmente por el contribuyente en el ejercicio.
  • La cantidad de 24.250 euros anuales.

He aportado más de lo permitido, ¿qué pasa con ese dinero respecto a mi reducción de IRPF?

Las aportaciones realizadas en el año que no hubieran podido reducirse de la base imponible, ya sea por insuficiencia de base o por aplicarse el límite máximo al que hemos hecho referencia, se podrán reducir en los cinco ejercicios siguientes.

¿En qué momento podré disponer del dinero aportado?

Las aportaciones diseñan un Plan de Ahorro con características específicas. Una de las principales ventajas es que se podrá disponer del dinero aportado, tanto en los supuestos habituales de los planes y fondos de pensiones como son el desempleo de larga duración, enfermedad grave o jubilación, entre otros, como una vez transcurrido un año desde que finalice la vida laboral del deportista profesional o se pierda la condición de deportista de alto nivel.

Además, el deportista podrá elegir cómo desea cobrar la prestación, si de una sola vez, una parte ahora y el resto como una paga mensual… lo que supone una verdadera ventaja. Ya que el deportista se encontrará con una situación de total independencia para la elección de cómo proyectar la disposición del dinero.

Ahora bien, cuando perciba la prestación, el deportista deberá tributar por ella, por lo que el ahorro fiscal inmediato obtenido al hacer las aportaciones se revertirá total o parcialmente en forma de IRPF pagado al percibir las prestaciones, lo que hace que la reducción opere en puridad como un sistema de diferimiento (parcial) del impuesto.

Finalmente, un deportista profesional o deportista de alto nivel ¿puede realizar otro tipo de aportaciones?

Efectivamente, además de las aportaciones al Plan de Ahorro especial de la mutualidad de deportistas profesionales, podrá realizar aportaciones y contribuciones a sistemas de previsión social. A modo de ejemplo, podríamos nombrar al más común de ellos, el plan de pensiones.

Dichas aportaciones y contribuciones también tendrán beneficio fiscal. Las mismas reducirán la base imponible general. No obstante, hay un límite fiscal de reducción, siendo el mismo el menor de las siguientes cantidades:

  • el 30% de la suma de los rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas percibidos en el ejercicio.
  • 2.000 euros anuales.

Gracias a estas reducciones, que suponen una muy interesante ventaja fiscal, y a la libertad de gestionar la forma en cómo disponer del dinero aportado, el deportista profesional y de alto nivel dispone de una potente herramienta de ahorro y planificación fiscal, que bien utilizada le puede ser de gran ayuda cuando alcance la fase de retiro profesional.

Autores: Adolfo Mori und Alejandra López